Crisis de pánico en el dentista

Crisis de pánico en el dentista
No hay comentarios en Crisis de pánico en el dentista

Crisis de pánico en el dentista

Si usted es de las personas que tiene crisis de pánico en el dentista lea esto.

Las personas que han tenido o tienen crisis de pánico también la pueden tener en el dentista.

¿que es una crisis de pánico?

Es muy diferente una crisis de pánico que el miedo común.

Una crisis de pánico es una respuesta intensa con sensación de una realidad catastrófica que en realidad no sucede.

Se produce por creencias distorsionadas de la persona, suposiciones, pensamientos catastróficos, pensamientos irreales.

También, mala interpretación de sensaciones benignas identificándolas como catástrofe física o mental  inminentes.

Es gatillada por algún estímulo que puede ser una aguja, ver sangre o ante la posibilidad que duela etc.

Produce un miedo extremo, con respuesta angustiante y de ansiedad muy intensa.

La persona puede conectar el dentista o los tratamientos con un pensamiento trágico.

¿se puede producir una crisis de pánico en el dentista?

Existen diversos estímulos específicos que pueden gatillar crisis de pánico, como ejemplo a volar, un ratón, araña y también el dentista.

Las personas tratan de tener control de todo lo que sucede o sucederá y como eso no es posible, llegan al descontrol.

¿Cómo sé que esta comenzando una crisis de pánico?

El cuerpo y su funcionamiento responden gradualmente y va en aumento en corto plazo, respiración rápida y agitada, taquicardia, sudoración, temblor, llanto sin control, sensación de ahogo, etc.

Mentalmente las personas creen que se están muriendo o se van a morir en ese instante lo cual no es así.

Los dentistas con conocimiento del comportamiento de pacientes fobicos, pueden diagnosticar y apoyar al quien la padece antes que esta ocurra.

Para tratar pacientes con crisis de pánico hay diversas técnicas psicológicas como farmacológicas.

Como la información creada por la persona es errónea, un importante camino es la reeducación.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *