dentista sin dolor

No hay comentarios en dentista sin dolor

dentista sin dolor

Cada día  vemos los asombrosos avances de la ciencia, pero el dentista para la percepción de las personas sigue siendo igual, es decir sinónimo de dolor.

En la odontología los cambios tecnológicos son evidentes, la ciencia ha avanzado.

Vamos por partes, 30 años atrás, quizás más, los dentistas no ponían tan en el centro de su preocupación la necesidad de realizar tratamientos rápidos, eficientes, duraderos, estéticos y sin dolor.

Esas características que hacen que las personas tengan malos recuerdos deben ser del pasado.

Recordemos que antes el dentista trabajaba de pie, sin guantes y para hacer una simple amalgama había que ir varias veces.

Ir al dentista sin dolor era imposible generalmente era cansador, tedioso, el dentista demoraba varias sesiones y trabajaba sin anestesia.

No existían tratamientos indoloros, o mínimamente invasivos como los hay ahora.

El paciente se hacía lo que el dentista decía y muchas veces decidía por los pacientes sin oposición, no había opción. Si el paciente estaba con dolor durante el tratamiento se tenía que aguantar y punto.

Es así como los pacientes no eran escuchados y había escaso diálogo en cuanto a esas y otras necesidades.

Hoy tenemos muchos mas recursos para realizar tratamientos dentales sin dolor y hay que utilizarlos, no solo en lo tecnológico sino en lo humano.

Podemos concordar hoy que usted no aceptaría un dentista que trabaje sin guantes y también sin anestesia, también podemos concordar que el trato personal de respeto, cercanía y comprensión así como muchos otros atributos y condiciones como persona deben ser parte de la elección de un profesional.

dentista sin dolor

Por lo señalado hoy es posible ir al dentista sin dolor, al menos hay muchos mas recursos técnicos y también humanos que pueden hacer la diferencia en que su experiencia dental sea mejor.

Por otro lado como sabemos la percepción de dolor varia de una persona a otra. Los dentistas están cada día mas entrenados para conocer y comprender esa realidad por lo que no dude en decir y pedir que no duela y que su dentista le asegure que así sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *