Dentistas miedo a las agujas

No hay comentarios en Dentistas miedo a las agujas

Dentistas miedo a las agujas

Cuando vamos al dentista las agujas son una causa de miedo, ansiedad y para algunas personas de fobia, por la amenaza que representa para nuestra integridad.

Las personas entonces piensan y deciden erróneamente diciendo no voy al dentista por miedo.

Otras veces son una barrera infranqueable pues es natural que ante una agresión reaccionemos poniéndonos en alerta, atentos o a la defensiva.

Es evidente que al ser necesario su uso, la aplicación se transforma en una rutina para el profesional resultando que muchas veces este como su personal se desensibilicen llegando a la frialdad ante esta situación que para él es normal pero que para el paciente no.

Dentistas miedo a las agujas

La percepción de cómo cada uno de nosotros vive un pinchazo, dando connotaciones diferentes de acuerdo a una gran variedad de factores como por ejemplo nuestro estado de ánimo, lo sensible al dolor que seamos, la forma de tolerar experiencias no gratas, etc.

Disponernos o no a recibir un pinchazo hace grandes diferencias ya que oponerse o rigidizarse es muy diferente a colaborar y relajarse.

Es difícil hablar y luego hacerlo, esto requiere un auto control que no todas las personas logran.

La tensión o el relajo en los tejidos hacen que se perciba de diferente manera. Músculos y tejidos sueltos menor dolor, músculos contracturados mayor dolor.

Dentistas miedo a las agujas

En casos de miedos severos y fobia  se requiere terapia como tratamiento para lograr superar la fobia a las agujas.

Otro apoyo que usted puede solicitar a su dentista es el uso de medicación pre anestésica para manejar la ansiedad ante los pinchazos.

También puede pedir al dentista que use anestésicos previamente al pinchazo, ya sea en gel, crema, spray etc. Ello minimiza bastante las molestias y el miedo a las agujas. A la vez la Inyección lenta es menos dolorosa que si es rápida.

Durante el proceso de inyección distráigase, haga que sus mente y sus pensamientos se encuentren en otra parte así se evadirá de aquello que lo tensiona.

El miedo al dentista solo genera más miedo, por eso lo mejor es no pensar en ello, evadir es un camino. Otra es usar la imaginación para evadirse o distraer la mente de pensamientos de daño de dolor o incluso catastróficos.

dentistas miedo a las agujas

dentistas miedo a las agujas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *