El mal menor en el dentista

No hay comentarios en El mal menor en el dentista

El mal menor en el dentista

El mal menor en el dentista

El mal menor en el dentista

Si comprendemos que el mal menor de hoy yendo al dentista a tratarnos, es mejor que el mal mayor de mañana, en el que tenemos que asumir y pagar costos de todo tipo y no solo económicos sino de salud por no habernos tratado a tiempo, o si entendemos que lo que tendremos que enfrentar hoy es un mal menor para evitar un mal mayor mañana, entonces estaremos más decididos.

Del miedo mismo y de la reacción emocional descontrolada por tener que ir al dentista a tratarnos,  y que nos significa una reacción emocional que nos lleva a la evasión por el posible riesgo de que nos pueda pasar algo o nos pase algo derechamente,  pasemos al uso de la razón que nos permite la claridad en el pensar con decisión y fortaleza.

Es razonable entender que la evasión es un mecanismo de defensa pero también es razonable entender que  ya no debemos evadir más la situación sino enfrentarla aunque sintamos lo de siempre: falta de decisión,  flojera, desgano, y por supuesto el miedo de enfrentar al dentista.

El mal menor en el dentista

El mal menor es que los tratamientos dentales simples que no se realizan hoy, mañana necesitan soluciones más complejas, a veces mas difíciles y por tanto más caras. Por ejemplo una caries pequeña no tratada hoy significa un tratamiento de conductos, una corona o perder definitivamente la muela o diente a futuro.

El mal menor significa limitar el daño a tiempo y ser capaces de hacer que el futuro sea acorde con lo que hemos pensado y querido y no dejarlo al azar.

Pareciera que la muela tiene que doler cuando no hay dentistas, fines de semana, en la noche. No esperar que la situación sea urgente o una urgencia dental es adelantarse a los hechos y ser previsor, ese es un actuar responsable con usted mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *