Mi dentista me da confianza

No hay comentarios en Mi dentista me da confianza

Mi dentista me da confianza

El sentir que mi dentista me da confianza es fundamental. Los tratamientos dentales para muchas personas son poco agradables y hacen todo por evitarlos solo por el hecho de mostrar su realidad de salud oral por vergüenza, temor o desconfianza porque sienten que podrían ser juzgados y sancionados por el profesional debido a la condición en que se encuentran.

La falta de confianza es una barrera para decir lo que siente y le pasa cuando va a realizarse un tratamiento dental constituyéndose en un obstáculo para la atención y al contrario sentirse en confianza permite no solo comunicación sino que viabiliza el tratamiento.

No se trata de la confianza mal entendida sino de la comunicación efectiva que permite decir lo que se piensa y siente ante situaciones que consideramos agradables o poco agradables.

Me da confianza mi dentista

Nada mas ingrato es no sentirse en confianza para decir que le molesta alguna cosa en particular como por ejemplo tengo miedo o sentir vergüenza de como son o están sus dientes.

Hoy es fundamental buscar un profesional que comprenda sus miedos, temores y pueda hacerle sentir que comprende todas esas dudas que usted presenta.

Para las personas el trato y relación profesional no pasa solo por la confianza técnica sino por la relación de cercanía, confianza y comodidad que podamos sentir al ser atendidos.

Siempre hay que tener presente que una cosa es la confianza en el profesional como tal diferente a la confianza como persona.

En cualquier caso usted debe sentirse con la confianza suficiente para que sus miedos y temores sean escuchados, considerados como válidos y propios desde antes de realizar cualquier tratamiento y a la vez el profesional pueda proponer caminos de solución ante los mismos.

De eso se trata la construcción de una relación paciente profesional fundamentales para el tratamientos de personas con miedo, ansiedad y fobia. Es la confianza la que nos permite decir y plantear cada una de las preguntas e inquietudes. Es la confianza la que nos hace decir quiero o no acepto esto o esto otro.

La relación de confianza también debe ser alimentada y mantenida en el tiempo para que no decaiga y se desarrolle a través del trato recíproco de las personas en las que el dentista como el paciente tienen mucho que decir y hacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *