Miedo al dentista en niños

No hay comentarios en Miedo al dentista en niños

Miedo al dentista en niños

 

 

 

 

 

 

Mi primera vez en el dentista

Las experiencias en el dentista mayoritariamente cuando niños nos han marcado. Todos quienes hemos ido al dentista tenemos diferentes opiniones y experiencias que contar.

La realidad es que las experiencias pueden ser o haber sido diversas, desde las más lúdicas hasta las más complicadas.

Cada uno de nosotros puede describir de manera muy diferente como lo ha pasado en esa primera vez en el dentista, pero lo cierto es que hay quienes lo han pasado bien, quienes lo han pasado mal,  quienes no les ha ocurrido nada  y quienes derechamente no quieren volver más al dentista.

La realidad es que desde niños nos vamos formando opiniones referentes al medio con el que interactuamos.

El dentista como muchas otras debe ser una experiencia más, sin embargo el hecho que las personas lo asocian al dolor, al malestar, a la sensación de inseguridad ante lo desconocido e incierto, produce la reacción que acrecienta el miedo al dentista en niños.

Ese miedo al dentista en los niños viene desde los padres y es aprendido por los hijos, pero también se aprende observando y escuchando y viviendo las experiencias dentales traumáticas generadas por los mismos dentistas.

Miedo al dentista en niños

Para enfrentar mejor la situación antes de vivirla es educarse respecto a los mecanismos del miedo. Por otra parte la educación en un sentido positivo es muy constructiva y potente hacia las personas y con mayor razón hacia los niños quienes aprenden rápidamente y absorben esas realidades o ideas positivas como negativas.

Si se les refuerza una idea positiva hacia la odontología les será más fácil y normal que si a un niño se le enseña a vivir con miedo del que le costará más liberarse.

Por tanto, somos los adultos que si bien comprendemos la realidad y lo poco grato que puede resultarnos a  los nosotros mismos los tratamientos dentales, también somos quienes enseñamos el miedo al dentista a los niños, y a vivir con miedo o a  liberarse del mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *