Niños con pánico al dentista

Niños con pánico al dentista
No hay comentarios en Niños con pánico al dentista

Niños con pánico al dentista

La atención dental para muchas familias es un problema. Los niños con pánico al dentista lo describen como terror o pánico al dentista pero muchas veces se trata de miedo que puede llegar a ser extremo pero que es completamente diferente a una crisis de pánico.

Tener miedo a los tratamientos dentales está ligado a experiencias previas negativas, a un aprendizaje debido a comentarios, a sentir que no se tiene el control de la situación, o a sentirse amenazado o en peligro, o incluso a imaginar situaciones por las que no se ha pasado, a actitudes del dentista o de su equipo, entre otras razones. Todas ellas válidas pero también modificables debido a que no son definitivas.

Una experiencia negativa se supera con la vivencia de otra nueva experiencia positiva. Construir una experiencia positiva en la atención dental es lo mejor para los niños desde el inicio, pero cuando ya se ha enfrentado a experiencias negativas reconstruir esa relación de confianza es una tarea de mayor dificultad debido a que hay que volver a hacer el camino de construcción de relación de la confianza perdida.

Niños con pánico al dentista

En muchos casos son los propios padres quienes trasmiten o han trasmitido el miedo y los niños aprenden y lo perciben en los adultos por ello el trabajo debe involucrar incluso a las familias.

La sensación de seguridad es importante pues en medida que nos sentimos seguros comprendidos y acogidos, confiamos, por ello es importante hacer sentir a los niños acompañados, seguros siempre diciendo la verdad y no usando el engaño o amenaza como estrategia, pues se vuelve en contra de lo que deseamos.

Hay que pensar que a veces es mejor perder algunas sesiones de tiempo en lo que refiere a tratamiento dental pero productivo en la construcción de confianzas con el dentista pues esa cercanía permitirá acciones lúdicas y educativas inicialmente y duraderas en el largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *