No confío en el dentista

No hay comentarios en No confío en el dentista

No confío en el dentista

Muchas personas señalan no confío en el dentista porque cuando vamos a atendernos manera regular y vivimos una mala experiencia causada por diversas situaciones dejamos de confiar y generalizamos después a que todos los dentistas duelen.

El miedo impide ir al dentista, cuando vamos y nuestras expectativas no se cumplen en cuanto a dolor, pasamos de la confianza a la desconfianza por que vemos en ello que implica situaciones de riesgo de las que es mejor alejarse.

Sin embargo esta es una posición que se toma para protegerse ante lo que consideramos un peligro o amenaza. Lo normal es que se realicen tratamientos dentales sin dolor.

Para los tiempos actuales muchos tratamientos dejaron en el pasado la opinión de que son dolorosos aunque permanece el recuerdo y el inconsciente colectivo que duelen o que ir al dentista es sinónimo de sufrimiento.

No confío en el dentista

Las experiencias de tratamientos dentales hacen que las personas digan no confío en el dentista y ello es cuando han realizado tratamientos dentales bajo circunstancias de dolor, nos dejan recuerdos negativos y claramente de no confiar más en el dentista ni en la odontología.

Es importante saber que nuestras experiencias son una parte de las vivencias, de la opinión así como las creencias o las ideas que nos formamos por lo que las personas dicen o comentan.

La evidencia científica demuestra y señala que es posible realizar tratamientos dentales completamente sin dolor usando el conocimiento, eso su dentista lo sabe y usted debe exigir que lo aplique correctamente.

La realidad es que en la actualidad es posible hacer tratamientos dentales sin dolor, y ello gracias a la maravilla de la ciencia y tecnologías actuales a través de diversas técnicas que correctamente aplicadas funcionan con gran seguridad, por lo que al contrario de no confiar en el dentista debemos confiar el la ciencia como en el profesional.

No confío en el dentista.

No confío en el dentista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *