sedación, olvídate del miedo al dentista

sedación, olvídate del miedo al dentista
No hay comentarios en sedación, olvídate del miedo al dentista

sedación, olvídate del miedo al dentista

Existen varias técnicas conocidas para enfrentar el miedo al dentista, todas pueden funcionar y ser útiles de acuerdo a lo que se desea lograr con ellas.

Las técnicas psicológicas consiguen tratar el miedo ansiedad y fobia al dentista para luego enfrentar y resolver los problemas dentales.

Las técnicas farmacológicas alteran la consciencia en diferentes niveles de profundidad.

Permiten tratar los problemas dentales pero sin sanar el miedo, la ansiedad y la fobia.

El uso combinado de técnicas psicológicas y farmacológicas que son muy efectivas con las que se logran muy buenos resultados.

sedación, olvídate del miedo al dentista

Sin dudas que la sedación, es una técnica eficiente que permite ayudarnos en el miedo extremo al dentista.

Su uso es bastante seguro y en general debe ser aplicada por un profesional competente y especialista del área.

La elección de la técnica de sedación debe conversarla con su dentista y el anestesiologo que la administrará.

Importante evaluar la condición médica y factores de riesgo asociados de cada paciente, su edad e historial médico.

El tipo de sedación, depende del tiempo de trabajo, lo profundo que se desee que sea la sedación, la vía de administración de los fármacos, los tipos de tratamientos a realizar, etc.

Mantener una persona sedada una persona adultos o niños para tratamientos dentales implica que todo el proceso debe ser monitoreado y acompañado durante el tiempo que esta dure.

La monitorización incluye el conocer una diversidad de parámetros fisiológicos fundamentales para mantener el paciente el tiempo que se necesite.

La sedación debe considerarse como opción cuando ya se han realizado varios intentos de atención dental normal sin tener suficiente de colaboración del paciente.

Lo fundamental está en que tan dispuesta esté la persona a trabajar tratando primero sus dientes o sus miedos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *