Vivir sin miedo al dentista

No hay comentarios en Vivir sin miedo al dentista

Vivir sin miedo al dentista

Vivir sin miedo al dentista

Vivir sin miedo al dentista

Vivir sin miedo al dentista

Vivir sin miedo al dentista

Salud dental y salud mental

La preocupación de quienes sufren solo por el hecho de pensar que tiene que ir al dentista es tan alta y desgastante que sin dudas es un problema no solo de la persona como paciente sino que además del dentista que tiene que enfrentar la situación de ayudar a los pacientes con miedo y más aún abordar el problema de la fobia en quienes la sufre como primera medida, para después solucionar los problemas de salud oral que presentan.

Cada vez que nos enfrentamos a esas situaciones de recibir un paciente con fobia sin saberlo, los dentistas actuamos con criterios odontológicos que no abordan a la persona en su conjunto, es decir pensamos en la caries, en la obturación, la extracción, etc. olvidándonos en muchas oportunidades que las personas más allá de sus problemas dentales deben ser sanadas no solo en lo dental sino en su fobia, es decir en lo mental. Para los pacientes con fobias el enfoque profesional debe ser primero tratar la fobia y después la dentadura.

En ello el dentista puede y debe hacer mucho. Así como de manera muy lamentable interviene generando fobias debe intervenir para sanarlas. la realidad es que estudiamos mas para tratar dientes o muelas pero poco para tratar personas.

Los estudios señalan que la medicina viene cambiando antes, se enfocaba en el individuo y mucho del problema que este presentaba, de su cuadro clínico, de su patología, de cómo diagnosticarla y como resolverla, pero poco en sus necesidades, deseos y expectativas, de lo que siente, piensa y quiere como persona.

En el ámbito odontológico también hay cambios, quedan atrás los dentistas que no conversan, que no dialogan y que no tienen llegada, que no empatizan sino que simpatizan, que no logran adhesión de los pacientes a los tratamientos o que por sentirse tan seguros la soberbia del conocimiento ha superado la humildad humana necesaria para el trabajo con personas que presentan alguna necesidad especial. Somos capaces de aprender técnicas cada día más complejas y de avanzada, de tecnología actual y vanguardista, pero el desarrollo humano se ha estancado incluso retrocedido lo que nos hace perder capacidades de sanar a las personas más allá de los dientes.

Desde hace años atiendo pacientes fóbicos que tienen su vida en muchos ámbitos destruida, el sufrimiento y la frustración son tan grandes que no son solo problemas dentales, por ello tenemos que ser capaces de intervenir y de incidir en la vida de las personas cambiándoles esa vida de miedo a la odontología y todo lo que ella significa y contribuir en liberarlos de esa pesada carga que es vivir con miedos y peor con fobia al dentista.

El impacto terapéutico cambia y mejora cuando nos ponemos en el lugar del otro, cuando hacemos que su problema lo sintamos como nuestro, cuando les demos seguridad y nos comprometamos con la solución.

La diversidad de casos de fobias es amplia, como ser miedo al dolor, las agujas, nauseas, el dentista, la anestesia, a desmayarse a la sangre, el listado es largo en lo que se refiere a fobias específicas referentes a la odontología, sin embargo, ofrecer soluciones personalizadas a cada situación es a lo que debemos apuntar y es a lo que debemos prepararnos. Ese es el desafío en esta sociedad cambiante de hoy, que los odontólogos actuales estemos de acuerdo con las necesidades de nuestros pacientes complejos y por tanto con necesidades especiales.

Dr. Efrain Rojas Oxa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *